¿Qué son los proxys?

Desde hace ya un tiempo llevo escuchando distintas explicaciones y opiniones acerca de la utilización de proxys y hoy me gustaría compartir con mis lectores esta información para transmitirles también a ellos en qué consisten y para qué sirven, por si para alguno de ellos fuera de interés.

Antes de seguir, paso a explicar qué es exactamente un proxy. Un proxy es una identificación que el usuario configura en su sistema y gracias a la cual nadie puede conocer cuál es su verdadera IP, sino que quien rastrea tu camino detecta el IP del proxy y no el de tu PC.

Este aspecto adelanta una de las funcionalidades de los proxys: ocultar tu identidad. Utilizando un proxy puedes conseguir entrar en páginas bloqueadas para un determinado tipo de IPs o hacer que tu rastreo sea imposible de detectar, ya que en todo caso, se encontrará el rastreo de la IP de tu proxy y no se podrá identificar desde qué ordenador o lugar estás operando.

Otra de las ventajas de los proxys es que ayudan a potenciar la seguridad de navegación. Al tratarse de una navegación mucho más privada, la seguridad es mayor y, además, existe la posibilidad de poder configurar el proxy para bloquear el acceso a ciertos sitios de contenidos no adecuados o peligrosos porque puedan contener virus que infecten tu PC.

Por otro lado, los proxys también permiten una navegación más rápida ya que la petición de acceso a una determinada web no pasa por el servidor sino por el propio proxy, mucho menos transitado que Internet (incluso, a veces, privado).

Existen paquetes de proxys compartidos (los usa más gente) o privados (son más caros) pero, en cualquier caso, yo sí que empiezo a verle la utilidad a estos dispositivos. ¿Alguno de vosotros los ha utilizado alguna vez y puede compartir aquí su experiencia?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *