El gasóleo y sus usos en la actualidad

El uso de combustibles en la actualidad es algo muy recurrente e importante, ya que mucha de la maquinaria que utilizamos funciona gracias a los combustibles.

Uno de los combustibles más utilizados es, sin duda, el gasóleo. A pesar de su carácter contaminante, sigue siendo esencial para muchas cosas, entre ellas el repostaje de vehículos de diferentes tipos.

Existen tres tipos de gasóleo: el gasóleo A, el gasóleo B y el gasóleo C. El gasóleo A es el que se utiliza para el repostaje de vehículos convencionales, es decir, turismos. Es el gasóleo de mayor calidad y el que menos perjudica el motor y la mecánica de los coches, por lo que su uso está perfectamente destinado para esta función.

Por su parte, el gasóleo B está destinado a utilizarse en vehículos especiales, tales como maquinaria agrícola o embarcaciones. El motivo es que este tipo de vehículos no requieren un gasóleo tan delicado, sino que existe más margen en cuanto al cuidado de la maquinaria y el motor de este tipo de vehículos, que sin embargo el gasóleo B sí dañaría en el caso de turismos.

Por último, el gasóleo C se utiliza únicamente para la producción de calor. Este tipo de gasóleo tiene una sustancias que dañarían gravemente y en poco tiempo el motor y la maquinaria de cualquier tipo de vehículo, por lo que su uso está restringido únicamente a generar calor.

A día de hoy, el uso mayoritario del gasóleo es como combustible de vehículo, ya que para la generación de calor a pequeña escala en viviendas, locales o comunidades de vecinos) existe la opción de utilizar combustible de biomasa, más económico y respetuoso con el medio ambiente que el gasóleo.

De cualquier forma, lo que resulta muy cómodo para los clientes que adquieren grandes cantidades de gasóleo es poder disponer de un servicio de gasóleo a domicilio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *